Finding the Right Church – Spanish Version

Para ver la versión en Inglés>>

¿Encontrar la Verdadera Iglesia? – ¿Como?

ESTA PREGUNTA SE PREGUNTA CON FRECUENCIA, “¿Cómo encuentro la verdadera Iglesia?” Por lo general  se responde dando el nombre de alguna denominación. Sin embargo, queremos responder a esta pregunta  con la Biblia, no con opiniones de hombres.

EN LAS CARTAS DEL APÓSTOL PABLO, la expresión “cuerpo de Cristo” y la palabra Iglesia se refieren  a la misma organización.1 Ninguna de ellas se refiere a un” cuerpo místico invisible” sino más bien a un cuerpo practico, vivo y muy visible de creyentes en Señor Jesucristo.  (Mira: Ephesians 5:23, Colossians 1:18 &:24)

¿QUIEN ES LA CABEZA DE LA IGLESIA?  En este mundo algunas veces la gente se refiere a alguien como el “fundador y presidente” de tal y tal iglesia.  Una iglesia descrita de esta forma no es la “verdadera iglesia” porque tiene la cabeza equivocada. La iglesia de la cual habla la Biblia tiene como su cabeza, no a un hombre, sino al Señor Jesucristo. (Mira: Ephesians 5:23, Titus 1:4 & 2Peter 1:11) Como cabeza de la Iglesia se le debe escuchar y obedecer. Él es quien ha dado instrucción en su palabra para el funcionamiento de su cuerpo. Esta instrucción está en la Biblia la cual es capaz de equiparnos para toda buena obra.Si fallamos en estudiar su palabra diligentemente o fallamos en obedecer sus instrucciones, tendremos que comparecer un día ante El avergonzados. (Mira: 2 Timothy 2:15 & 2 Timothy 3:16-17)

EL COMITÉ DE MEMBRECIA en la verdadera Iglesia es un comité de uno. Ese UNO es el único importante Salvador y cabeza de la Iglesia, el Señor Jesucristo. Se nos dice que el Señor añadía a la iglesia aquellos que habían de ser salvos y que por un solo Espíritu hemos sido todos bautizados en un mismo cuerpo o iglesia.5  No hay hombre ni grupo de hombres que puedan ponerte en la misma iglesia ni ponerte fuera de la iglesia. (Mira: Acts 2:47, 1 Corinthians 12:13)

NO HAY INCREDULOS EN la verdadera iglesia. Como la cabeza  de la iglesia es el comité de miembros, no hay nada falso en esta iglesia. Consistente con este hecho, se instruye a los creyentes a no unirse en yugo desigual con incrédulos. Es obvio que  los creyentes y los incrédulos no tienen los mismos objetivos, las mismas reglas de conducta, o el mismo amor por los otros miembros del cuerpo. En las iglesias hechas por hombres hay mucha fricción debido estas diferencias. (Mira: 2 Timothy 2:19, Romans 8:9 & 1 Cor 12:13)

TODOS LOS CREYENTES EN EL SENOR JESUCRISTO son miembros de la iglesia de la cual habla la Biblia. Todos son miembros porque este es un organismo en el cual solo el Salvador de la humanidad coloca a aquellos que lo han aceptado como su Señor y Salvador. Cuando aceptamos a Cristo Jesús como nuestro Salvador personal  nos convertimos en miembros de su cuerpo. (Mira: Eph 4:3, 5:30, & 1 Corinthians 12:27) Somos hechos miembros no por participar en algún acto físico tal como bautismo en agua o por comer pan físico o beber vino. La Biblia afirma que uno llega a ser miembro de la iglesia por el Bautismo del Espíritu Santo. (Mira: John 7:38 & 1 Cor 12:13) Todo aquel que ha aceptado a Jesús como su Salvador ha recibido este bautismo.9 Como el hombre no pone los miembros en esta iglesia y como todo aquel que recibe a Jesucristo como su Salvador y Señor son puestos en la iglesia en el momento que son salvos, no hay miembros falsos y por tanto todos los creyentes son miembros.

DEBE HABER UNIDAD ENTRE TODOS los creyentes en el Señor Jesucristo. Como todos los creyentes en el Señor Jesucristo son parte de la misma iglesia, tienen el mismo Salvador y leen la misma Biblia, deberíamos estar juntos en la forma en que caminamos. Cristo oro al Padre que los creyentes sean uno como El y su Padre son uno. (Mira: 1 Corinthians 14:33)

El apóstol Pablo reprende a la iglesia de Corinto por las divisiones que habían entre ellos. Ellos decían, “Yo soy de Pablo, y yo de Apolos, y yo de Cefas.” Pablo los reprende diciendo, “ustedes son carnales y andan como hombres”  Un paralelo a esto se practica el día de hoy por la mayoría de miembros de la iglesia cuando afirman, “Yo soy Metodista”, “Yo soy Bautista”, “Yo soy Luterano”, etc., y triste decir, la mayoría de Cristianos piensan que esa es la forma como se supone debe ser. La mayoría de los más conocidos maestros  y predicadores dela Biblia saben que estas divisiones son pecado. Vea “el Pecado de Sectarianismo” por Jack Longford para ver citas sobre este tema de varios líderes religiosos muy conocidos (Estaremos gustosos de proveerte una copia sin costo alguno). Los líderes religiosos saben esta verdad pero no caminan en ella. (Mira: Mat 5:16, John 13:35, & 17:21 & :23)

TODOS LOS MIEMBROS DEBEN esforzarse para mantener la unidad del Espíritu en el vínculo dela paz. Debe ser nuestro compromiso hablar las mismas cosas y estar unidos en la misma mente y en el mismo juicio.  Al hacer esto, en vez de dividir a la iglesia y tomar un nombre que nos identifique aparte de nuestros compañeros miembros de la iglesia que es el cuerpo de Cristo, nos esforzaremos a resolver diferencias para que hablemos la misma cosa. No deberíamos unirnos, apoyar, o ayudar a construir algo en la forma de iglesia que no esté autorizada por la Biblia. Si somos parte de una organización tal, debemos obedecer la instrucción, “Salid de en medio  de ellas, y apartaos, dice el Señor, y  no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por  Padre para vosotros, y vosotros me seréis  hijos e hijas, dice el Dios Todopoderoso.”

Esto nos permitirá limpiarnos de toda inmundicia de carne y espíritu, perfeccionando las santidad en el temor de Dios. La religión de hombres tiene dos cosas que la Biblia condena; una es que une creyentes e incrédulos y la otra es que divide a las hermanas y hermanos en Cristo. Ambas cosas son condenadas en la Biblia y son pecados.

Las siguientes son características de la “verdadera iglesia”

1. Jesucristo es la cabeza  de la iglesia.
2. Jesucristo es el comité de miembros.
3. La iglesia opera bajo el nombre de la cabeza de la iglesia, Jesucristo.
4. Todos los miembros han aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador.
5. Toda persona que ha aceptado a Jesucristo como su Salvador es miembro de la Iglesia.
6. La iglesia, siendo el pilar y baluarte de la verdad contiende ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos para “dividir correctamente” la palabra.
7. Hay un compromiso para esforzarse a mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz con todos los cristianos de todas partes.
8. Se considera a la Biblia como la revelación completa y final de Dios para para el vivir de su gente.

Cuando encuentres un grupo de cristianos que viven y trabajan juntos tal como se describe arriba, habrás encontrado una muestra representativa de la “verdadera iglesia”.

– Robert A. Grove