COMO TENER UN MATRIMONIO FELIZ

COMO TENER UN MATRIMONIO FELIZ

Hay aquellos que sostienen que el matrimonio en sí es razón para el divorcio. El sorprendente 50% de fracasos de hoy respaldan este tenue punto de vista. Sin embargo, es posible vivir juntos en matrimonio “hasta que la muerte nos separe” y tener una relación recompensada y feliz. Aquí está la manera de recibirlo todo del matrimonio que Dios planeo.

1. Dios debe estar en la vida de ambas personas. El matrimonio es una institución designada por Dios. Él no puede ser ignorado y tener éxito. Cuando dos personas entran al matrimonio sin Dios en sus vidas, ellos reaccionan a los retos del matrimonio en una manera egoísta. Esto no es  culpa suya. Es porque nacieron pecadores y egoístas.1 Debido a esto queremos nuestra propia voluntad en todo lo posible. Después de aceptar a Jesucristo como tu Salvador, tú tienes el amor de Dios derramado en tu corazón y puedes en verdad amar a otros.2  Dios viene a tu vida cuando en oración le pides que sea tu Señor  y Salvador. El entonces aparta todas las amarguras enojo y culpa de ti. Entonces puedes aprender a dejar que el Espíritu Santo guie tus pensamientos y acciones. Este es un primer paso necesario para recibir todo lo que Dios quiere que tú recibas del matrimonio.

2. Deben conducirse de acuerdo al orden de Dios en su relación el uno con el otro.  Esto significa someterse a Dios, lo cual es opuesto a la filosofía popular “Lo hago a mi manera”. Podrás decir “No yo!” Pero, si estás haciéndolo a tu manera y no estás alcanzando lo que tú quieres, entonces ¿por qué no tratar de la manera de Dios?  La manera de Dios se encuentra en la Biblia, Él dice: La esposa cristiana ha de sujetarse a su marido en todo.”4  La idead de someter nuestra voluntad a alguien es desalentado y ridiculizado en el mundo de hoy. Pero recuerda, si esto es lo que tú decides hacer, estás haciendo lo que tú quieres hacer.  Es tu elección.  El esposo Cristiano debe amar a su esposa como Cristo amó a la Iglesia y se dio a si mismo por ella,  para convivir con su esposa sabiamente y amar a su esposa como a sí mismo.”4

La palabra “amor” con frecuencia se mal usa, y por tanto necesita ser definida. El “amor” que somos capaces de tener después de haber aceptado a Jesucristo como Salvador es el tipo de “amor” que le llevó a sufrir y morir por los pecados de toda la humanidad.  Es el tipo de “amor” que lo llevó a clamar, mientras colgaba en la cruz, por tus pecados y por los míos, “Padre, perdónalos (a aquellos que lo colgaron en la cruz), porque no saben lo que hacen.”2  Este es el tipo de “amor” QUE BUSCA EL MEJOR INTERÉS DE AQUEL QUE UNO AMA, el cual en el matrimonio es el esposo o la esposa. Cuando el esposo o la esposa deja de identificarse con el otro de esta manera, no pueden alcanzar lo mejor que el matrimonio puede proporcionar.

3. Aprende una efectiva comunicación verbal.

La comunicación verbal efectiva requiere tanto  de  habilidad para hablar así como para escuchar. Los seis aspectos más importantes  de una buena comunicación verbal son:

–        Escuchar cuidadosamente. Uno de los aspectos más importantes de la comunicación verbal es escuchar. Si respondemos a una sugerencia o comentario antes de que el que habla haya tenido la oportunidad de  expresar completamente su pensamiento, somos extremadamente rudos, y la Biblia dice que somos necios.6

–        Una respuesta blanda es un bien. En una situación de confrontación, una respuesta blanda es la que tranquilizará la situación y te posibilitará tener una comunicación efectiva.7

–        Di la verdad. De alguna forma pensamos que es más amor  esconder nuestros verdaderos sentimientos de aquellos a los que no queremos herir. Sin embargo, una relación construida sobre sentimientos, esperanzas o temores escondidos  se edifica sobre tierra movediza. El dicho,” Di lo que intentas decir y trata de decir lo que quieres decir,” está respaldado por muchas citas Bíblicas.8

–        Cree lo que escuchas. Cuando tu esposa o tu esposo te dice algo en una discusión, cree lo que dice. Nada es más frustrante, cuando tratas de discutir un asunto,  que tener a alguien que oye lo que quiere oír, en vez de oír lo que tú realmente dijiste. Muchas veces las parejas que han estado casadas por muchos años no se conocen el uno al otro porque no creen lo que su pareja dice. En muchos de estos casos, después de algunos años, uno de ellos se da por vencido y deja de comunicarse.

–        Céntrate en el asunto. Si tienes la tendencia a lanzar un pensamiento o un tema no relacionado mientras discutes un asunto, deja el habito.  Si tú y tu pareja están en desacuerdo sobre por qué el recibo de luz es tan alto y uno de ustedes dice, “Después de todo no me amas”, no se están centrando en el asunto.

–        Crean que están del mismo lado.  Es mucho más fácil resolver diferencias, hacer planes, o compartir desilusiones si ambos están comprometidos al hecho de que están del mismo lado. Si ambos son cristianos, no están solo en el mismo lado ahora, pero permanecerán allí si su compromiso es obedecer los mandamientos que Dios les da.

4. Estén comprometidos a su relación.  Mucha gente ha entrado al matrimonio pensando que  también ellos lo pueden intentar. Después que la primera atracción ha muerto y comienza el trabajo de construir un matrimonio feliz, quieren salirse. Estos pensamientos son primeramente para aquellos que han aceptado al Señor Jesucristo como su Salvador. Si tú y tu esposa han aceptado a Jesucristo como Salvador, el divorcio no debería considerarse excepto en el caso de inmoralidad sexual o abandono, y aún entonces se deben hacer todos los esfuerzos para mantener el matrimonio.9 Como Cristianos debe haber un compromiso firme a la relación. Para facilitar la comunicación dos puntos siguientes deben comprenderse y repetirse con tanta frecuencia como sea necesario: “Te amo” y “el divorcio o separación no es una opción”.

5. Desarrolla una relación sexual mutuamente confortante.  Hay Cristianos que piensan que la relación sexual entre esposo y esposa es, de alguna forma,  sucia, repugnante, y que debe ser disfrutada lo menos posible, y raramente, si alguna vez, discutida. No hay fundamento para ello en la Biblia. La Biblia presenta la relación de matrimonio como una relación sexual.  La expresión “ser una sola carne”10  hace referencia a la relación sexual. El apóstol Pablo deja claro que ni el esposo o la esposa deben dejar de proveer  para las necesidades sexuales del otro.11 Salomón instruye a su hijo a regocijarse con la mujer de su juventud y a “regocijarse” con su amor y solo su amor.12  La Biblia tiene mandamientos específicos y completos concernientes a los tipos de relación sexual que Dios dice son pecado; sin embargo ninguno de esos mandamientos prohíbe ningún tipo de estimulación sexual dentro de la relación sexual  entre esposo y esposa.

Dios dice que el esposo debe habitar con su esposa sabiamente.13  Dios dice que la esposa debe respetar a su marido.14 Entre una esposa y un esposo, que se aman mutuamente y que expresan su amor sexualmente, “cualquier caricia o estimulación sexual que son disfrutables para ambos y que no dañan a ninguno de ellos, son aceptables a Dios”. Recuerda que la consideración más importante en el amor  es:” cual es en el mejor interés del otro.”

 


1Romanos 3:23: Isaías 53:6                       8 Levíticos 19:11; Colosenses 3:9

2Lucas 10:27: Romanos 5:5                        9 1 Corintios7:10-15

3Romanos 10:9-10: Hechos 2:21              10 Génesis 2:24: Mateo 19:5

4Efesios 5:22-23, 1 Pedro 3:1-7                11 1 Corintios 7:1-5

5Lucas 3:34                                                   12 Proverbios 5:19-19

6Proverbios 18:13                                        13 1 Pedro3:7

7 Proverbios 15:1, 16:21                             14 Efesios 5:33

 

Robert A. Grove

 

Esta verdad es compartida contigo por Cristianos que se reúnen y trabajan en el solo  nombre del Señor Jesucristo. No estamos construyendo ninguna  iglesia  establecida por el hombre  Para mayor información  o consejo espiritual contáctenos en: